¿Por que algunas personas se dedican a hackear?
Algunos dicen que la explicación es similar a la que dan los alpinistas refiriéndose a las montañas: “porque los ordenadores están allí". Otros indican que al resaltar las vulnerabilidades, el hacker ayuda a incrementar la seguridad de los ordenadores. Finalmente, está la explicación más aceptada y difundida: por motivos criminales.
Sea cual fuere la razón, mientras existan los ordenadores, habrán hackers de sombrero blanco, sombreros negro y sombrero gris. Y como no hay forma de predecir que clase de ataque (‘curiosidad’ versus ‘malicia’) amenazará a su ordenador, siempre es mejor estar preparado para lo peor.
Durante las horas en que un equipo está conectado a Internet, alguien lo puede explorar con un escáner automático de vulnerabilidades, buscando formas de ingresar. Puede ser alguien que sólo tiene curiosidad por ver lo que hay en el ordenador, o algún hacker de ‘sombrero blanco’ revisando si el ordenador es seguro. Por supuesto, a usted no le gustaría que desconocidos que pasan por su casa se detengan a revisar sus posesiones, confirmar si su casa o su auto están seguros y dejar una nota diciendo: "Hola, yo estuve aquí, su puerta estaba abierta, pero no se preocupe y por cierto, repare su cerrojo". Si usted no quiere que alguien haga esto en su casa, tampoco querrá que lo haga en su ordenador y no hay tampoco hay excusas para hacerlo en el ordenador de otra persona.
El hacking premeditado y criminal es más grave. En el mundo real las cosas suceden así: alguien llega, rompe su candado, entra, desconecta su sistema de alarma, roba algo o coloca micrófonos en su teléfono o un equipo de vigilancia en su sala. Si esto ocurre, usted puede llamar a la policía; ellos investigarán, escribirán un reporte y a usted sólo le quedará esperar que los ladrones sean capturados. Desafortunadamente, este es un lujo raro en el mundo de los ordenadores; el acusado puede estar lejos, muy lejos, descargando sus archivos confidenciales mientras descansa sentado en su villa personal o toma baños de sol en su gigantesca piscina, construida con dinero robado. En el ámbito de negocios, muchas corporaciones prefieren no informar sobre ningún incidente de hacking, a fin de proteger la imagen de su compañía. Lo cual significa que los criminales permanecen sin castigo.
Otra motivación del hacker puede ser el vandalismo o graffiti digital, que puede ser definido como hackear los sistemas para causar daño. La desfiguración de sitios web es una forma muy popular de graffiti digital y hay algunos grupos hackers que solamente se ocupan de realizar esta tarea. Igual que en el mundo real, no cibernético, atrapar a los hooligans es una tarea tediosa que no suele merecer los esfuerzos que se le dedica.
Cualquiera que sea la razón, ya sea "ayudar a los otros", "incrementar la seguridad", "vandalismo" o "intento criminal"; el hacking es un fenómeno que tiene profundas raices en el mundo de los ordenadores y probablemente nunca desaparezca. Siempre habrá gente inmadura que tratará de abusar de los recursos públicos, autoproclamándose "Robin Hood" y criminales informáticos ocultos en los oscuros callejones del ciberespacio.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicación destacada

Biosis